Descargar artículo completo

La seducción interpelada

"Hiciste un gran daño seduciéndome, desvalida criatura, para quién tu lo eras todo, y yo no hubiera querido otra alegría que no fuese vivir siendo tu esclava"

S. Kierkegaard